viernes, 10 de agosto de 2007

Estés donde estés, recuerda que soy tú amiga.

Te recuerdo mirando el mar en tú puerto, pensativa, distante, ajena y melancólica…
Siempre fue un misterio para mi tú mirada perdida en el horizonte.
Dicen que los ojos son el espejo del alma y a pesar de no ver en ellos maldad, reflejaban pena y mil misterios.
Me causo curiosidad cuando me contaste que una asistente social te quitó hace años a tus hijos y aumento mi curiosidad el que tuvieras tantas contradicciones en relación a ese tema.
Jamás te cuestione y nunca pregunte más de lo que quisieras contarme, jamás indagué en tú vida, a pesar de tener las herramientas para hacerlo.
Respeté siempre tú silencio y escuché cuando querías hablar.
Todos tenemos nuestros secretos, yo también tengo los míos…

Recuerdo cuando volviste a tú puerto y en las vacaciones al saber que pasaría cerca, no perdonabas que no pasara a verte.
Llegue una mañana con mi princesa a cuestas y sabia que tampoco perdonarías si no aceptaba hospedarme en tu pieza, como olvidar que todo lo que yo encontraba lindo, querías regalármelo, así eres, humilde… pero capaz de darlo todo.

Un día, hace unas semanas atrás, me llamaste de madrugada, es sabido por muchos que no apago jamás el celular, quien me necesite, a la hora que sea, siempre estoy disponible.
No podía escuchar bien lo que decías, tú llanto te ahogaba, tus sollozos salían del alma y querías que te escuchara.
Comenzaste contándome de tú madre, que quedo embarazada a los 15 años y su enamorado al saber que venias en camino, se fue.
Tus abuelos eran gente de campo y no aguantaron semejante deshonra y la casaron con el primer hombre que la aceptó en ese estado de gravidez, sin importarles nada.
Tú madre jamás te perdono a ti su destino, nunca te quiso.
Llorabas y no podía calmarte, me pedías entre sollozos que te perdonará… perdonarte que?
Me dijiste que no podías seguir mintiendo y continuaste con la historia…
Tú madre nunca te quiso y a los 12 años te vendió a una casa de remolienda… una casa de que? No daba crédito a lo que escuchaba, me puse a llorar, se me rompía el alma, quería estar contigo, abrazarte, cobijarte, pero estábamos tan lejos.

Han pasado los días, las semanas y tengo una pena muy grande, porque desde ese día no he podido contactarme contigo.

Confío en que estarás bien, como cuando un día descubriste que existía otra vida y no dudaste en fugarte de ese lugar para no volver.
Confío que estas mirando el mar y soñando con un futuro mejor.
Confío que el día que me necesites o extrañes me buscaras, sabes que estaré siempre aquí para escucharte.
Confío en que estas rehaciendo tú vida, tratando de ser otra, de olvidar…

No me importa tú pasado, me importa tú presente, me importa tú alma, tus ganas de progresar.

Para mi toda la gente merece ser respetada, no importando clase social, edad, educación, estudios, color, ocupación laboral, todos merecen ser escuchados… Todos merecen otra oportunidad

10 comentarios:

Anónimo dijo...

galla qué triste manera de comenzar el fin de semana, tanta gente con penas inmensas, tantos dolores de alma, corazones destruidos, es muy penoso... estoy de acuerdo contigo, el respeto es para todos, las opciones de vida son de cada uno, pero muchas veces la falta de oportunidades y de amor te lleva a cometer errores tremendos.... se nota que eres buena persona y que te importa lo que le pase a tus amigos, te felicito, ojalá la puedas contactar y decirle lo mucho que la quieres, seguro le hará bien... cariños chiquilla y disfruta tu fin de semana... un abrazo...

Alejandra dijo...

Todos merecemos una oportunidad en la vida.... que triste historia, a veces nos ahogamos en un vaso de agua por cosas tan insignificantes, hay gente que realmente sabe lo que es el dolor.... Espero que tu amiga este bien.... que Dios la bendiga.
Te dejo un abrazo

Negrita dijo...

Uff amiga, fuerte historia.
Espero que tu amiga esté mejor de ánimo, dentro de todo lo malo o triste que ha vivido, hay algo de lo que sí debe sentirse afortunada y es el tenerte como amiga, porque eres muy especial.
Que tengas un lindo fin de semana, acá ando muerta de frío brrr
Abrazotes
Carola

La Marsupial dijo...

Marce, que fuerte!,
pero me pasó algo super raro..
Te imaginé a ti viendo el mar triste e imaginé tu vida en 2 distintas, un antes y un después..
(Mucha pelicula, verdad?)

Y creo que todos merecemos otra oportunidad en ciertos casos y dependiendo de las circunstancias (a lo mejor suena feo, pero pienso así)


Un abrazo

Anónimo dijo...

Qué fuerte el relato...

Me gustó el hecho que siempre has estado ahí como amiga, sin juzgar ni nada, sólo el apoyo que se necesita..

Ojalá y tu amiga este mejor.. y halla encontrado la felicidad..

Un beso

perfecta desconocida dijo...

Que fuerte historia, lo único que te puedo decir es que espero de todo corazón que tu amiga esté bien, que si te llamó, es porque confia en ti...Suerte en todo...y sobre las oportunidades...todos merecemos muchas ;)

Cariños

Marce dijo...

Mini, Alejandra, Negrita, La Marsu, Ani y Perfecta desconocida le pido mil disculpas si el relato es un poco fuerte, pero es verdadero, a veces la gente que menos nos imaginamos, tiene una historia así de triste que contar, confieso que me costo mucho escribirlo, pero tenia el alma oprimida y necesitaba desahogarme, mi blog es para eso.
Mi amiga no sabe de este blog y no doy su nombre, por lo que creo que su secreto sigue a salvo, yo se que ella esta bien, no es la primera vez que desaparece, pero siento que esta vez es distinto y eso me duele.
Si se de ella, lo contaré.
Un abrazo

Vladimir Urrutia dijo...

estimada:


desde niño tenía una amiga con la que jugabamos siempre, fuimos compañeros desde kinder, ella un día tomo su rumbo, se fue y no le avisó a nadie, su madre se fue llorando esquina por esquina de la ciudad por muchos años, y yo me hice cargo de su busqueda, la busque por muchos lugares, dato tras dato y un día la encontré la traje de vuelta a su hogar y el resto de la historia fue muy feliz, pero nunca deje de buscarla por que ella necesitaba d emucho amor cariño y consolación, espero que si esta historia es verdad no dejes de buscarla, de eso se trata la vida, de tener un destino y algo por hacer...


saludos cordiales

vladimir urrutia

Vero dijo...

Que pena mas grande, quizas un puedas hacer un poco mas para encontrarla, me sumo a tus deseos que se encuentre bien en algun lugar.

Un gran abrazo Marce y no te sientas mal, la escuchaste y la aceptaste con su vida, seguro que ella te lo agradece y te quiere este donde este.

Un Beso.

Pamela dijo...

relato en mi opinion de ternura melancolia y soledad
pero no hay nada como que una amiga no sepa cambiarla con un poco de cariño y de cargarle energias perdidas por alguna caìda .