miércoles, 6 de junio de 2007

Un libro muy lindo

Me gusta leer, de esa forma llegue a los Blog y anoche buscando unos papeles encontré un libro que para mí es hermoso y que deja unas lindas enseñanzas y que hoy quiero compartir:



“El Principito” Antoine de Saint Exupery

Para los que nunca lo leyeron, El principito vivía en un planeta (una estrella) y tenía una rosa que le dijo que era única en su especie, él la cuido y cuando decidió viajar por los planetas, al llegar a la tierra descubre un jardín cuajado de Rosas.

“Y se sintió muy desgraciado. Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Y ahora tenía ante sus ojos más de cinco mil todas semejantes, en un solo jardín!
Y luego continuó diciéndose: "Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria”

Entonces apareció un zorro y le enseño a domesticarlo para que pudieran jugar y ser amigos. Cuando el Principito decidió seguir su camino el zorro de dijo:

“—Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.
El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
—No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:
—Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.”
Y el zorro le dijo:
“Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.
—Lo esencial es invisible para los ojos —repitió el principito para acordarse.
—Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
—Es el tiempo que yo he perdido con ella... —repitió el principito para recordarlo.
—Los hombres han olvidado esta verdad —dijo el zorro—, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
—Yo soy responsable de mi rosa... —repitió el principito a fin de recordarlo.

Todos tenemos rosas en nuestras vidas y todos somos responsable para siempre de ellas…. No lo olviden.

2 comentarios:

Pamela dijo...

te he agregado a un juego de blog espero quieras particpar.
y tambien te agregue a mi pagina. :)

Vero dijo...

Ya ni recuerdo hace cuantos años lei el principito, que bueno fue recordarlo en tus lineas, trataré de buscarlo para leerlo entero de nuevo, esta vez seguro desde otro punto de vista.

Un Beso.